lunes, 2 de mayo de 2016

La lápida fundacional de la Catedral de Valencia.


En el  año 1262, el tercer obispo de Valencia, Fray Andrés de Albalat  junto con el Cabildo, decidían erigir un templo de nueva planta en el lugar donde se encontraba la Mezquita Mayor de la ciudad. La antigua mezquita era "pobre y reducida...trocada en Catedral, e indigna del culto católico por las sentencias coránicas de sus paredes", tal y como la describe el canónigo D. Elías Olmos i Canalda en su obra "Los Prelados Valentinos" (1949).

Lejos quedan ya las leyendas fantásticas en las que Jaime I, armado con un martillo de plata, reducía a escombros la mezquita.

Así pues, el 22 de junio de ese mismo año, se colocaba la primera piedra de la que sería la futura Catedral de Valencia, y para que de ello quedara constancia, se colocaba en el pilar central del ábside, entre las actuales capillas de San Jaime, y del Cristo de la Buena Muerte, una lápida para que quedara constancia de tal hecho.

Réplica de la lápida fundacional de la Catedral de Valencia.



Así lo recoge un manuscrito del siglo XVIII que se encuentra con número 307 en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia, que lleva por título "Descripción del edificio material, el principio que tuvo, i el estado que oi tiene", y que recoge  el catedrático de Historia del Arte  D. Joaquín Bérchez en su proyecto "Traer a la memoria":

"El obispo fray Andrés de Alvalat religioso dominico asentó la primera piedra de los fundamentos de la Catedral de Valencia, en el mismo lugar que vemos su sepulcro elevado en el pilar que divide la capilla de San Jaime de la capilla de la espina que es la Passione Imaginis de esto nos ratifica la piedra que está asentada en la contra pilastra encima de su sepulcro."

Esta piedra conmemorativa estuvo colocada en su lugar de origen hasta la reforma neoclásica que se llevó a cabo en el año 1774, siendo condenada como otras piezas medievales al olvido y al abandono.

En cuanto a como fue la ceremonia de la colocación de esta primera piedra, el conservador de la Catedral D. Jaime Sancho Andreu , no dice que "siguió el complejo y expresivo ceremonial romano-germánico que aún perduró hasta tiempos recientes. Así, el obispo recorría el perímetro del futuro templo, lo rociaba con agua bendita y marcaba el sillar cuadrangular marcando en él una cruz a cada lado."

Sin embargo, y antes de ser relegada y abandonada por los neoclásicos, el archivero de la Catedral Joan Pahoner, tuvo la brillante idea de reproducirla en el año 1756 en su obra "Especies Sueltas Perdidas", obra que se encuentra en el Archivo de la Catedral, y gracias al cual no solo conocemos su texto, sino su forma y caligrafía, "muy similar en su factura a la de los epitafios que se conservan en los sepulcros funerarios coetáneos que guarda la catedral", tal y como apunta Joaquín Bérchez.

Manuscrito del archivero de la Catedral, Joan Pahoner, donde aparece el dibujo de la piedra fundacional de la Catedral de Valencia. Imagen del proyecto "Traer a la memoria", de Joaquín Bérchez.


Pero ya antes que Pahoner,  Orellana, Teixidor, o Esclapés, el cronista  Francisco Diago  recogía tal hechos en sus "Anales del Reyno de Valencia" (1613):

"Estando el principe cristiano Don Iaime en Mompeller, andava cuydadoso y solicito en Valencia su obispo Don Fray Andres de Albalate, recogiendo lo necessario para la nueva fabrica que desseava emprender de su Cathedral, por estar ya la vieja (que en tiempo de la Gentilidad avia sido consagrada a Diana, y en el de los Moros havia servido de Mezquita) muy maltratada, y parecer de poca magestad para una ciudad tan principal y noble como Valencia. Y teniendo ya aprestado todo lo necessario, eligio para dar principio a la nueva fabrica el dia de la fiesta de los diez mil Martyres a veynte y dos de Iunio, solos nueve dias despues que el Infante Don Pedro se velò en Mompeller con la Infanta Doña Constança. Aquel dia echò el buen obispo de su propia mano la primera piedra: y en el puesto donde la echò, se levantò el pilar que goza del coraçon de la anchura del Templo, y tiene a mano derecha la capilla de Santiago, y a la yzquierda la de la Espina: y en el se le labro despues al bendito Obispo un buen Sepulchro, donde descansa su cuerpo, y en lo mas alto del pilar fue gravado por el propio respeto este Epitaphio:


ANNO DOMINI MCCLXII. X. KAL. IVLII FVIT POSITUS PRIMARIVS LAPIS IN ECCLESIA BEATAE MARIAE SEDIS VALENTIAE PER VENERABILEM PATREM DOMINVM FRATREM ANDREAM TERTIVM VALENTINAE CIVITATIS EPISCOPVM.

En el año del Señor de mil y dozientos y sesenta y dos, a diez de las calendas de Iulio  fue puesta la primera piedra en la iglesia de Santa María de la  Seo de Valencia por el venerable padre el señor fray Andreu tercer obispo de la Ciudad de Valencia. 

Actualmente podemos ver una réplica de esta lápida conmemorativa en lado derecho de la  capilla de San Jaime Apóstol, justo por encima del sepulcro del infante Alfonso de Aragón, primogénito de Jaime I.

Sepulcro del Infante don Alfonso de Aragón y réplica de la lápida fundacional de la Catedral de Valencia.


Sería de justicia que algún día se intentara recuperar esta lápida  fundacional,  este pedacito de la historia no solo de la Catedral, sino de Valencia, que se supone está enterrado a poco más de un metro en la girola.



5 comentarios :

  1. Seria, seria..
    Muy bien documentada la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Suni, viniendo de una persona como tú, es todo un orgullo :-)

    ResponderEliminar
  3. Hola señor Santi buenos días, hermosa historia de la Catedral,la lápida se podría recuperar estoy segura de ello,
    Aquí dejo un enlace por si alguien desea iniciar una petición:

    https://www.change.org/start-a-petition?utm_source=petition_show

    Saludos cordiales


    ResponderEliminar
  4. Hola señor Santi buenos días, hermosa historia de la Catedral,la lápida se podría recuperar estoy segura de ello,
    Aquí dejo un enlace por si alguien desea iniciar una petición:

    https://www.change.org/start-a-petition?utm_source=petition_show

    Saludos cordiales


    ResponderEliminar