domingo, 21 de mayo de 2017

Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador. Un sepulcro de atribución incierta.


Si algo cabe destacar de la actual capilla de la Virgen del Rosario, de estilo neoclásico, en relación con el campo de estudio al que este blog está dedicado, es decir, la historia medieval de la Catedral de Valencia,  son sin duda los sepulcros atribuidos por una parte a Don Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador, y el del gobernador de Valencia Don Berenguer de Blanes por otra. 

Esta capilla, reformada en época neoclásica y recubierta totalmente de estuco, incluidos los dos sepulcros, estuvo inicialmente bajo la advocación de San Antonino Mártir, existiendo según asegura Sanchis y Sivera un beneficio bajo ese título en el año 1252. Sus primeros patronos fueron los Entença, obteniendo tanto el derecho a sepultura como el de exhibir su escudo de armas en el altar. Ya en el siglo XV pasó esta capilla a manos de Berenguer de Blanes y su familia, quienes tuvieron los mismos derechos que los Entença, es decir, derecho a ostentar su escudo en el altar y derecho a sepultura.

Capilla de la Virgen del Rosario. Catedral de Valencia.


Hoy vamos a ocuparnos del supuesto sepulcro de Berenguer Guillen de Entença, quien según reza en el panel explicativo de dicha capilla, fue tío de Jaime I el Conquistador y murió en el año 1227, once años antes de la toma de la ciudad de Valencia,  y treinta y cinco años antes de que Andrés de Albalat pusiera la primera piedra de la Catedral.

Curiosamente esta misma información es la que nos ofrece el canónigo José Sanchis y Sivera en su obra La Catedral de Valencia cuando nos habla de dicho sepulcro:

En la pared izquierda de esta capilla, empotrada en la pared, renovada y cubierta de estuco, se halla la sepultura, con estatua yacente de D. Berenguer Guillem de Entenza, tío del rey D. Jaime, que murió en 1227.

Por su parte, el canónigo Oñate en su obra "La Catedral de Valencia", nos ofrece de manera muy escueta la siguiente información con respecto a este sepulcro:

El de la izquierda es el de don Berenguer Guillem Entença, tío del rey don Jaime. Falleció en 1327.

¿Un error al copiar la información ofrecida por Sanchis y Sivera?

Y si no es así ¿Como es posible entonces que tal personaje fuera tío del Conquistador si murió 51 años después que Jaime I? ¿Quién era realmente Berenguer Guillem de EntençaVeamos que nos dice la poca documentación que hemos podido encontrar al respecto.


Sepulcro atribuido a Berenguer Guillem de Entença. Capilla de la Virgen del Rosario. Catedral de Valencia.

Tenemos documentado un  Berenguer de Entença, quien en el año 1236 se encontraba en el Puig, participando en la batalla contra las tropas de Zayyán. Fue caballero distinguido en la toma de Valencia, lleno de honores y tierras, pero sobre los años 1241-1242 parece ser que se emancipó del poder real, llegando a organizar varias revueltas entre la población musulmana. Por este y otros motivos de desobediencia, el monarca aragonés le hizo saber su intención de batallarle, por lo que Berenguer de Entença solicitó el perdón real, el cual le fue concedido a la condición de que se retirara al castillo de Chiva. Murió este caballero al rededor del año 1249. 

Del paso por la historia de este caballero,  nos da noticia una vez más el Archivo Catedralicio. En el pergamino número 8387 de dicho archivo, el obispo Ferrer de Pallarés y el Cabildo conceden a este noble ciertos diezmos en la población de Chiva. Este documento está fechado el 5 de diciembre de 1241. Curiosamente, ocho días después, el día 13 de diciembre y en pergamino signado con el número 1084, el Obispo y Cabildo infeudan  dichos diezmos a Berenguer y a los suyos, tanto en el castillo de Chiva, como en su término y sus lugares.

A la cabeza de las tropas que batallaron al rey musulmán en el Puig y entre las que se encontraba el anterior personaje,  Berenguer de Entença, nos encontramos con  Bernat Guillem de Entença, quién sí fue  tío materno  del rey Don Jaime, ya que fue hijo ilegítimo de Guillem VIII de Montpellier, padre de María de Montpellier, y quién formó la baronía de dicho apellido (Entença) al casarse con Jussiana de Entença. Participó  Bernat Guillem de Entença en el sitio de Burriana en el año 1236, siendo comandante de la guarnición de El Puig. Murió el 17 de enero de 1238, y su sepulcro se encuentra en el monasterio de Santa María del Puig.


Sepulcro de Bernat Guillem de Entença en el monasterio de El Puig.

Si consultamos la monumental obra que lleva por título  Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia, del Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Alicante José  Hinojosa Montalvo,  podemos encontrar una detallada lista de los Entença relacionados con Valencia. Junto con los ya mencionados, Bernat Guillem de Entença, y Berenguer de Entença, nos encontramos también con Gombau de Entença, quien participó junto a Don Jaime I en la conquista de Valencia, y fue Señor de Turís. También nos encontramos con Martí de Entença, quien fue primer arcediano de Valencia, y quien además de firmar el tratado de Almizra en 1244, fundó dos beneficios en la Catedral  en  el año 1252. Igualmente nos relaciona a otro Gombau de Entença, quien fue en el año 1305 procurador general de Valencia... pero ni rastro de Berenguer Guillem de Entenza.


Nada encontramos tampoco en relación a este personaje, por ejemplo, en el Liber patrimonii Regii Valentiae, donde sin embargo sí se recogen los siguientes Entença: Berenguer de Entença, Bernat Guillem Entença, Gerau Entença, y Gombau Entença.

¿Existió entonces tal personaje, Berenguer Guillem de Entença?

La respuesta es sí, pero si hacemos caso a la fecha de la muerte que aparece en el panel explicativo de la capilla de la Virgen del Rosario, es totalmente imposible que este sea el dueño de dicho Sepulcro.

Para encontrarnos con este personaje debemos viajar hasta el año 1258, más concretamente hasta el 17 de junio, donde aparece como testigo en la concesión hecha por Jaime I al Concejo de Teruel de la tercera parte de las multas que juez y alcalde reciben, así como de las paladas que se cogen en el mercado (Archivo Municipal de Teruel, pergaminos 39 y 41.) Su firma: Berenguer Guillelmi de Entença.

Nuevamente aparece como testigo el 27 de octubre de 1271, en una licencia concedida  por Jaime I al convento de Frailes Predicadores de Huesca para que pueduieran importar los alimentos y vino que necesitaran. (AHN. Clero. Carpeta 594, núm. 11.). Su firma: Berengarius Guillelmi de Entença.

El resto de documentos en que aparece este Berenguer Guillem de Entença son todo concesiones y permisos concedidos por  Jaime I a la Orden de Predicadores en Huesca, así como en procesos judiciales en la zona de Teruel y ALcañiz, por lo que entendemos totalmente su desvinculación con la ciudad de Valencia y su Catedral.

Pero cambiemos ahora de tercio y veamos las pistas que nos proporciona este sepulcro: su heráldica.

Podemos observar como el sepulcro trae en su frente en dos filas seis escudos de armas, escudos cuartelados, donde en el primer y cuarto cuartel se distinguen los palos de Aragón sobre campo de oro, mientras el segundo y tercero han sido cegados por el yeso.


Detalle de los escudos del sepulcro atribuido a Berenguer Guillem de Entença. Capilla de la Virgen del Rosario. Catedral de Valencia.


El canónigo Oñate poco aporta sobre ellos en su obra sobre la Catedral de Valencia, diciendo tan solo que tanto sus seis escudos en dos líneas paralelas al frontis, como su efigie yacente, se encuentran recubiertos de estuco, cal y Pintura.

Sin embargo Sanchís y Sivera sí nos aporta más datos sobre dichos escudos: Seis escudos de armas iguales adornan el sepulcro, los cuales son cuartelados: 1º y 4º armas de Aragón; 2º y 3º llenos de plata.

Detalle del escudo del sepulcro de Bernat Guillem de Entença. Monasterio de El Puig de Santa María.

Resulta curioso que no haya consultado esta vez el canónigo de la Catedral  las "Trobas" de mosén Juame Ferrer, a quien tantas veces a recurrido para aportar datos heráldicos.

Descartados Bernat Guillem de Entenza, quien se encuentra enterrado en el monasterio de Santa María de El Puig y el anteriormente visto Berenguer Guillem de Entenza, quien parece ser no tuvo ninguna relación con la ciudad de Valencia, comencemos con Berenguer de Entenza, señor de Chiva. Dice mosén Jaume de sus armas que:

Berenguer de Entença, Rich-Hom de natura,

Partit son escut en or è bermell,

Sens pintar empresa: la fama asegura

Que son bisaguelo fonch rey en Planura

De Entenza , é trovanse vell,

Se feu batetjar, rendiotse a Namfòs
Son net de qui parle, fonch home valent,
Trovantese en lo Puig, peleá animós,
El rey vostron Pare veentlo tan famòs,
Lo ha fet General de tota la gent,
Lo fet de les Formes sabeu de Llutgent.

Berenguer de Entenza dividiò su escudo en quarteles de oro, y encarnado, sin empresa alguna. Dìcese, que su Bisabuelo fue rey de Prados de Entenza, y hallàndose viejo, se hizo bautizar, y se rindió a D. Alonso. Su nieto fue hombre valiente, y hallándose en el Puig, peleó animosamente, por lo que el Rey D. Jaime le hizo general de toda su gente. El suceso de las Sagradas Formas del Monte de Luchent, os es bien sabido y notorio.

Escudo heráldico de Berenguer de Entença, segun mosen Jaume Febrer.

Siguiendo con las Trobas de mosén Jaume Febrer, nos encontramos con otro Entença, un tal Raimundo, sobre el que dice lo siguiente:


Les tres barres rotges en lo camp de argent,
Que en los dos quartells del escut mirau,
E els altres quartells de roig solament,
En Ramón de Entença, que es vostron parent,
Porta per divisa: E segons se trau
De la historia escrita per lo vostre Pare,
Fill es de Bernardo, que guarda lo puig,
Contra el rey Zaen. E aixi es be repare
En ell vostra Alteza, è que no declare
Res contra sa honor, puix que de cos fuig,
Servint en Castella, que ha pres per refuig.

Don Ramón de Entenza, que se gloria de ser pariente vuestro, traia en su escudo escuartelado tres barras roxas, en campo de plata, y los otros quarteles encarnados, sin empresa alguna. Segun la historia del Rey D. Jayme, es hijo de D. Bernardo de Entenza, que defendió la fortaleza del Puig contra el Rey Moro de Valencia Zaen, por cuyo motivo es razón no declareis cosa que ofensa al honor de Entenza, aunque se ha refugiado a Castilla, donde está sirviendo.
Escudo heráldico de Raimundo de Entença, segun mosen Jaume Febrer.

Efectivamente Bernat Guillem de Entença, tío materno de Jaime I, tuvo dos hijos, Guillem y Bernat Guillem. Parece ser que el primero, Guillem, murió sin descendencia, y fue sucedido por su hermano Bernat Guillem, quien ocupó el cargo de Mayordomo Real. Sabemos de este último que otorgó testamento en el año 1300 en la ciudad de Tortosa. ¿A quién se referiría mosén Jaume Febrer en sus "Trobes" cuando habla de Raimundo? Esperemos algún día el poder averiguarlo, ya que la similitud ente su heráldica y la del sepulcro de la Capilla de la Virgen del Rosario, es bastante similar.

Quizás una de las pistas para poder averiguar quién fue este Raimundo de Entenza nos la de José  Hinojosa en su Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia.  En el tomo III, nos habla Hinojosa de Gil Martínz de Entença, del que nos dice que fue Hijo de Raimundo de Entenza y María Álvarez, y que aparece como señor de Náquera en el año 1282.

Los pergaminos y legajos del Archivo de la Catedral de Valencia nos hablan en numerosos documentos de Berenguer de Entença, Guillem de Entença,  o Bernat Guillem de Entença entre otros. Debido a la similitud de los nombres de todos los descendientes del hermano de María de Montpellier (quienes en muchas ocasiones simplemente aparece su nombre escrito con una sola inicial, B. de Entença, o G. de Entença)  se hace muy difícil hoy por hoy aventurar que Entença es el que se encuentra en el sepulcro de esta capilla.

Tampoco debemos olvidar al arcediano de la Catedral Martí de Entença, quien posiblemente también fuera un digno candidato a ocupar dicho sepulcro. Al fin y al cabo choca enormemente la vestidura de la figura yacente de Bernat Guillem de Entença, un caballero y guerrero, al igual que sus hijos, con la de este sepulcro.

Esperemos que con el paso del tiempo, aparezca documentación que  consiga arrojar algo de luz sobre este sepulcro del que como hemos visto, muchas cosas quedan en el aire,


2 comentarios :

  1. ¡¡Barbaro!!. Todo lo escrito es una fantástica recopilación de datos y, por supuesto, una magnífica conclusión. Es muy de agradecer el tiempo invertido en ello, para esclarecer la historia, o parte de ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido amigo. Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Un saludo.

      Eliminar