sábado, 23 de julio de 2016

La antigua parroquia de San Pedro.


No me equivoco al afirmar  que la visita al nuevo museo de la Catedral de Valencia no deja a nadie indiferente. Junto a las piezas y obras de arte que podíamos admirar en el antiguo museo, se unen una gran cantidad de maravillas que hasta el momento habían estado vetadas al público en general.

Ni que decir tiene la visita a sus entrañas, que nos sumergen en un pasado visigodo, árabe, y como no, cristiano.

En nuestro paseo por la primera planta del museo,  y junto a algunas obras como el Ángel Custodio del Reino de Valencia, la virgen barroca de la Esperanza, o la talla de San Mateo, nos encontramos con  un bonito arco que parece no despertar mayor interés al visitante, quizás eclipsado y  testigo mudo de la admiración que produce el encontrarnos con las esculturas originales de los Apóstoles, la imagen de la Virgen con el Niño bajada de la entrada de la Capilla del Santo Cáliz, o la columna helicoidal de la que fue conocida como librería de los Borja. 

Pero si este precioso y desapercibido arco hablara...

Supuesto arco de la antigua parroquia de San Pedro, según aseguran algunos medios. Museo de la Catedral de Valencia.


Hay quien asegura que este precioso arco perteneció a la conocida como parroquia de San Pedro, capilla que se edificó durante la construcción de la Catedral en el siglo XIII, y que afirma el canónigo Sanchis i Sivera,  vendría a ocupar el espacio que ocupaba la sacristía de la actual capilla de San Miguel Arcángel, parte de la capilla de San Francisco de Borja, y parte del vestuario canonical.

Sin embargo, todo parece apuntar a que este arco en realidad es una de las ventanas que poseía la conocida como "librería de los Borja", ventana fechada en el siglo XV y construida con piedra de las canteras de Godella.

Este lugar, el de San Pedro,  según confirma el profesor de Historia del Arte de la Universidad de Valencia Fernando Pingarrón Esaín, en su trabajo Las parroquias de la ciudad de Valencia tras la conquista de 1238,  "fue permutado en el año 1696 por el espacio aledaño que ocupaba la antigua capilla de San Luis, y remodelada para su nueva sede por el maestro Juan Pérez (1696-1703)".

Supuesto arco de la antigua parroquia de San Pedro, según aseguran algunos medios. Museo de la Catedral de Valencia.


Aunque es cierto que algunos autores como Beuter, Miedes, o Diago afirmaban que esta parroquia ya existía en tiempos del Cid Campeador, ya lo desmentida por medio de la documentación existente  el canónigo de la Catedral  Sanchis y Sivera.

Sí sabemos que fue ordenada construir por Pere de Albalatobispo de Tarragona pocos días después de la toma de Valencia. De hecho ya se cita esta capilla como parroquia en un documento concerniente a los derechos de cuarta funeraria y entierro, documento que cita Joseph Mariano Ortiz en su trabajo "Dissertacion historica de la festividad y procesion del Corpus..." (año 1780), donde en su página 23, y en referencia a las parroquias existentes en la ciudad de  Valencia, dice lo siguiente:

"La de San Pedro, que forma el computo total de las quince, vá incluída en la Cathedral. Escolano col. 892 tom. I dice: que la iglesia se dedicó al Salvador. En esto sigue a Beuter y Miedes, sin mas fundamento, que la invención de Beuter. Ballester es mas culpable, porque dice en el Capitulo primero, que en tiempo del Cid se dedicó a San Pedro, desentendiendose de la dotación que traslada, en que refiere ad bonarem Dei Omnipotenti Beatae Mariae semper Virginis Valentine Sedis. Traela impresa Gil Gonzalez de Avila en la Historia del Christo de las Batallas Cap. 4 pag. 15 y se confirma por otra Escritura de Donación, que le hizo Rui Diaz de Vivár, dicho el Cid, año 1087, que copa Berganza en la segunda página de las Antigüedades de España, y ambas paran en el Archivo de la Santa Iglesia de Salamanca. El Rey Don Jayme la dedicó a la Virgen Santísima, según consta en por la asignacion de unas Casas, que le otorgó año 1239, foj. 32. p.2. del Registro Donationibus Valentiae, y por la denominacion de barrio, que dice: Partita Sanctae Mariae juxta Alcacer Domini Regis, como se lee al fol, 33, p.I. de dicho Registro. El Alcazar del Rey era el actual Palacio Arzobispal: cuya dedicacion confirman los Fueros, llamandola Santa Maria la Mayor; y la Ciudad quando sorteaba los oficios de Almodín por Parroquias, los primeros que sacaba eran los de Santa Maria la Mayor, y Santo Thomas: con lo que se desvanece la opinion contraria; advirtiendo, que la Capilla de San Pedro, con privilegio y exercicio, se mantiene de muy antiguo, respecto que en un manuscrito, que tengo en mi poder, se lee:` D. Pedro Albalat, Arzobispo de Tarragona, de alli á pocos dias de la Dedicacion de la Iglesia Mayor á Maria Santisima, erigió una capilla á San Pedro en dicha Iglesia, y le dio las casas que S.M. le havia asignado junto a ella.´  Y puso du cuidado y dirección á cargo de un Clerigo. Verdad que asegura el Contrato sobre derecho de quarta y entierro, que los Curas de esta Ciudad celebraron con el Convento de Santo Domingo año 1245. donde se lee: Ego Petrus de Romanino Clericus Altaris Sancti Petri Ecclessiae Majoris. Y en la suscripción dice: Ego Petrus Santae Tarraconensae Eclesiae Archiepiscopus subscribo. (Guardese en el Archivo de Santo Domingo)..."

Imágenes originales de los Apóstoles, columna helicoidal de la librería de los Borja. Al fondo, el supuesto arco de la parroquia de San Pedro. Fotografía de María José Bort.


Este documento del que habla Mariano Ortiz, ya fue difundido y dado a conocer unos años antes  por Pascual Esclapés, y después por Teixidor.

¿Y que tiene de valioso este documento? Pues nada menos que el de conocer quienes fueron los rectores de la Iglesia Valenciana, de la "Ecclessiarum Valentinarum", a fecha 24 de febrero de 1245:

Guillermus Ferrer, «Clericus Ecclesie Sancti Martini», Joannes de Campol, «Clericus Ecclesie Sancti Andree», Thomas, «Clericus Ecclesie Sancti Thome», Guillelmus de Pelagals, «Clericus Ecclesie Sancti Stephani», Petrus, «Clericus Ecclesie Sancti Salvatoris», Petrus Ximenius, «Clericus Ecclesie Sancti Laurentii», Frater Dominicus, «Ordinis Sancti Sepulcri et Rector Ecclesie Sancti Bartholomei», Petrus, «Clericus Ecclesie Sancti Michaelis», Raymundus, «Clericus Ecclesie Sancti Nicolai», Joannes Michaelis, «Clericus Ecclesie Sancte Catherine», Petrus Ferran, «Clericus Ecclesie Sancti Joannis de Boatella», y Frater Lupus, «Ordinis Roncidevalles, Rector Ecclesie Sancti Crucis de Roteros».


Columna helicoidal de la librería de los Borja, imágenes originales de los Apóstoles, y Virgen del Niño  desde la vista del supuesto arco de la parroquia de San Pedro. Fotografía de María José Bort.


Esta capilla, con título de parroquia, se unía a las diez parroquias erigidas intramuros tras la conquista de la ciudad,  es decir, San Martín, San Andrés, Santo Tomás, San Esteban, Santísimo Salvador, San Lorenzo, San Bartolomé, San Miguel, San Nicolás, y Santa Catalina, y las dos fundadas extramuros: San Juan de la Boatella, y la de Santa Cruz de Roteros.

Las parroquias de la ciudad de Valencia tras la conquista de 1238. Fernando Pingarrón-Esaín


En el Archivo de la Catedral de Toledo y fechado en el año 1239, se conserva un documento de pleito entre los arzobispados de Tarragona y Toledo por la sufraganeidad  de la recién creada iglesia valentina. En este documento se hace constancia de que el arzobispo de Tarragona, Pere de Albalat"habia hecho edificar los altares de Santa María, de San Pedro, y de Todos los Santos." 

Poco sabemos de como fue esta capilla y parroquia primitiva de San Pedro, pero viendo el arco que el museo nos ofrece, debió de ser de  una gran belleza.

 Gracias al Libre de Obres del año 1392, y tal y como nos dice el canónigo Sivera, sabemos que estaba cerrada por dos rejas de hierro, las cuales pudieron recuperarse con sus colores originales en las obras de restauración llevadas a cabo en el año 2013, además de tener un ventanal con una vidriera de colores, que fue sustituida por un encerado en la que estaba pintada la imagen de la Virgen María con el Niño al brazo,  y arriba y abajo la imagen de San Pedro, trabajo realizado por el iluminador Leonardo Crespi.

En cuanto al Archivo de la Catedral de Valencia, la primera mención que se hace a la parroquia de San Pedro, la encontramos en un documento fechado el 4 de agosto del año 1258, en el cual Íñigo López de Faust establecía a Bernardo Bruno unas algorfas, o cámaras para guardar grano, propiedad de su tío Pedro Aznares, que se encontraban en esta parroquia (pergamino 187).

Incluso gracias a uno de los documentos de este Archivo, con fecha del 29 de agosto de 1307,  conocemos el nombre del clérigo que se encontraba al frente de la parrpquia: D. Pedro Galcerán (pergamino num, 1169).


Ubicación de la antigua capilla y parroquia de San Pedro y del fossaret sobre la maqueta de la Catedral del siglo XIII. Museo de la Catedral de Valencia.

Ubicación de la antigua capilla y parroquia de San Pedro y del fossaret sobre la maqueta de la Catedral del siglo XIII. Museo de la Catedral de Valencia.


Al igual que el resto de parroquias, la de San Pedro también poseía su "fossaret" o cementerio. Este estaba ubicado justo al cruzar el actual arco que se encuentra en la calle Barchilla si salimos desde la puerta de la Almoina, a espaldas de la actual capilla de San Miguel y hasta el aula capitular vieja, es decir, la actual capilla del Santo Cáliz.

En el año 1963, y para la construcción del que fuera Museo Diocesano, el Servicio de Investigación Prehistórica de la Diputación de Valencia, realizó unas exploraciones arqueológicas que recogió en un valioso informe el entonces cornista de la ciudad, D. Santiago Bru y Vidal.

Plano de la Catedral de Valencia. En la parte inferior derecha el "fossaret" con la zona excavada en el año  1963 marcada por líneas de trazo. Santiago Bru y Vidal.


Estas excavaciones, sacaron a la luz dos muros de gran grosor, correspondientes con toda posibilidad a los cimientos de algunas edificaciones de la Catedral realizadas durante el siglo XVIII, un gran número de huesos humanos procedentes del antiguo "fossaret", así como diversos restos de vasijas medievales y cerámicas romanas, bronces ibéricos, y varios elementos constructivos romanos.

Corte esquemático de la excavación en el fossaret en el año 1963. Santiago Bru y Vidal.


si este precioso y desapercibido arco hablara...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada