sábado, 2 de abril de 2016

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (VI): los escudos de las pilastras: un Infante, y tres canónigos.



Comenzamos ahora, y para terminar con esta serie de artículos dedicados a la heráldica de la portada de los Apóstoles de la Catedral de Valencia, con los escudos y blasones que se encuentran en las pilastras que soportan las figuras de los apóstoles, escudos de menor tamaño que los que hemos visto en las jambas de la portada, y que se encuentran en la segunda y cuarta columna de cada lado.

Comencemos pues por el primero de ellos, que se encuentra en el lado derecho de la portada, es decir, el lado izquierdo desde la vista del espectador, y que vemos cuartelado en cruz, donde en los cuarteles 1º y 4º encontramos tres flores de lis, y en los cuarteles 2º y 3º dos palos.


Escudo del infante Pedro de Aragón y Anjou.


Nos dice Sanchis i Sivera que pertenece este blasón a uno de los Jurados de la ciudad, pero no nos ofrece ningún dato más. 

Sí nos da más información el barón de San Petrillo, quién nos dice de él que "pertenece al infante D. Jaime de Aragón, obispo que fue de Valencia en 1369, hijo del conde de Ribagorza y nieto del rey D, Jaime II".

Efectivamente existe custodiado en la catedral un sello del Obispo Jaime de Aragón, un sello pendiente con doble ojiva, de cera roja, donde se observa en el centro, la imagen de la Virgen de pie con el niño en brazos, y debajo, la figura orante del Obispo, quien se encuentra entre  dos escudos cuartelados: el 1º y 4º con dos palos, y el 2º y 3º con tres flores de lis. La única diferencia entre estos escudos y el de la portada, es que en los del sello del obispo los cuarteles se encuentran es souter, es decir, en aspa, mientras que en el de la portada se encuentran en cuz, además de la disposición de las armas de las distintas casas, como más adelante veremos.


Sello del obispo de Valencia Jaime de Aragón.


Nada añade a lo ya dicho el canónigo Ángel Oñate, ya que simplemente dice que pertenece al "cardenal-obispo Jaime de Aragón".

Sin embargo, el historiador Mateu Rodrigo Lizondo relaciona este blasón con el del Infante Pedro de Aragón y Anjou, hijo de Jaime II, y padre del obispo de Valencia Jaime de Aragón. Aunque bien es cierto que no lo afirma con seguridad, también es cierto que desecha la afirmación del Barón de San Petrillo.




Blasón del Infante D. Pedro con sus esmaltes originales.


El Infante Pedro de Aragón era además, conde de Ribagorza y de Prades, y señor de Gandía y de Denia. Poseía tal y como apunta Rodrigo Lizondo casa en Valencia, cerca de la Catedral, en la parte sur de la actual sede de las Cortes, y desde luego, sería lógico pensar que apareciera su heráldica en uno de los lugares de honor de esta portada.

En cualquier caso, sí detecta Rodrigo Lizondo una anomalía en este escudo: "trae las armas de Anjou (la flor de lis) en el primer y cuarto cuartel, y no en el segundo y tercero , según correspondería al venir éstas de línea materna...los descendientes de Jaime II y Blanca representaban forzosamente los palos de gules en el primer lugar, incluida la reina, por ser la Corona de Aragón el estado patrimonial , por encima del país de origen de la soberana, hija del rey Carlos II de Napoles".

Esta anomalía la podemos apreciar a la perfección si lo comparamos con los escudos del sello del obispo Jaime de Aragón.


El segundo de los escudos que encontramos es el que porta por armas una flor de lis. Sanchis i Sivera lo relaciona con algún descendiente de Bernardo Bonivern, "que tanto se distinguió en la conquista de Valencia, por lo que el Rey, agradecido, li dona bons premis".

Es evidente que este argumento hace agua por todos lados.


Escudo de Pedro de Esplugues.

El Barón de San Petrillo, una vez más nos da un nombre más lógico que el otorgado por Sanchis i Sivera: Pedro de Esplugues, canónigo y arcediano de Alcira,  personaje con el que coincide Rodrigo Lizondo, aunque también afirma la posibilidad de que pertenezca al canónigo de la Catedral Jaume de Na Maura.


Escudo de Pedro de Esplugues con sus esmaltes originales.


En el Archivo de la Catedral de Valencia, encontramos un pergamino signado con el número 1292, y fechado el 30 de julio de 1310, en el cual el Obispo y Cabildo nombran como su procurador a Pedro de Esplugues, canóniogo y arcediano de Alcira y capellán del Papa, en el pleito con los herederos de Roger de Lauria. 

Desde luego debió de ser un hombre de importancia en la Valencia del Siglo XIV.

En el cuarto pedestal del lado derecho de la portada, el lado izquierdo del espectador, encontramos dos blasones más, muy deteriorados por el paso del tiempo. 

El primero de ellos porta como armas una rueda de molino, y correspondería tal y como afirman tanto el Barón de San Pedtrillo como  Rodrigo Lizondo, a Guillem Mulnar, canónigo de la Catedral, quien portaba como armas "...de guella una mola de argent...". 


Escudo de Guillem de Mulnar.


Escudo de Guillem Mulnar con sus esmaltes originales.


El segundo de ellos porta como armas un ave, a la que le falta parte de la cabeza y del cuello. Dice Sanchis i Sivera sobre este blasón, que "representa un ave pasante de perfil y terrazada. Pudiera muy bien ser de algún descendiente de Jaime Cucaló, que acompañó a D, Jaime en sus conquistas...".


Escudo de Berenguer de Pau.


Nuevamente los argumentos del canónigo Valenciano no son válidos. Una vez más,  es el Barón de San Petrillo el que nos pone sobre la pista, al decirnos que podría pertenecer a Arnaldo de Ripoll, "dignidad de nuestra Basílica", y quien junto con Guillem de Mulnar, fundaron varios beneficios en la Catedral.

Mateu Rodrigo Lizondo, aprueba la teoría del Barón de San Petrillo, diciendo que este blasón "podría pertenecer al linaje Ripoll (un gallo de azur en campo de oro)", aunque se inclina a la posibilidad de que pertenezca a Berenguer de Pau, documentado ya en el año 1312 como canónigo de la Catedral, y que portaba como armas "un pavo real de azur en campo de plata".



Escudo de Berenguer de Pau con sus esmaltes originales.

Por desgracia, los dos blasones que se encontraban en la cuarta pilastra del lado izquierdo de la portada, derecho del espectador, fueron sustituidos en la restauración realizada en el año 1970 por dos escudos con las tarjas vacías. Toda una lástima.





No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada