lunes, 7 de diciembre de 2015

Mater Omnium. La virgen de Misericordia de la Catedral de Valencia.


A finales  del pasado  2014,  se daban por terminadas las obras de restauración de la lonja o pasadizo que da  acceso a la Capilla del Santo Cáliz,  antigua Aula Capitular, obras que han permitido recuperar algunas joyas góticas ocultas no solo por el tiempo, sino también por la mano del hombre.

Quizás una de las más interesantes y curiosas sea  la clave de bóveda  de este  pasillo  del Santo Cáliz,  clave que se ha podido recuperar íntegramente  gracias a una fotografía fechada en el año 1917  que se encontró en el archivo histórico-fotográfico Más de Barcelona.


La actual pieza ha sido construida en barro, consolidándola y dándole una pátina imitando las piedras de alrededor. La obra original corresponde a Pere Compte, quien continuó la obra iniciada por Francesc Baldomar. El 8 de septiembre del año 1494 comenzaban las obras de ornamentación de la lonja que daba entrada al Aula Capitular. 

Bóveda del pasadizo del Santo Cáliz, donde se puede ver la clave con la imagen de la Virgen de Misericordia.

Gracias al "Libre de Obres" sabemos que esta clave de bóveda estaba policromada. Vicente Mestre cobraba el  4 de julio del año  1496, XXXXII sueldos "per pintar la clau de la cuberta del capitol de entrada e daurar lo botel en torn de la clau."


Debió de tener esta clave de bóveda un aspecto  impresionante,  con su policromía y su colorido, quizás bastante parecida a la clave de bóveda que representa a la Virgen de Misericordia en  la Catedral de Barcelona. Esta magnífica pieza, la de la Catedral de Barcelona, se encuentra en el  tercer tramo de la nave mayor, tramo construido entre los años 1379 y 1389. Acoge la Virgen de Misericordia  bajo su manto, a un lado, al papa, al rey,  a un cardenal, a un obispo, y a un canónigo. Al otro lado a la reina,  a una abadesa, y a tres figura femeninas no identificadas. Esta  preciosa clave pudo recuperar su policromía original gracias a los trabajos de restauración realizados en el año 1970.

Clave de bóveda con la imagen de la Virgen de Misericordia policromada. Catedral de Barcelona.

En cuanto a la clave de bóveda de nuestra querida catedral,  representa a la Virgen protegiendo bajo su manto al cabildo catedralicio. Nos encontramos cara a cara  con la Mater Omnium, la Virgen de Misericordia. La Virgen se encuentra tocada con una corona, ornamento que empieza a aparecer en la iconografía mariana a partir de la segunda mitad del  siglo XIII  con los escritos de Juan de Fidanza (San Buenaventura), quien le otorga el título de Reina; se encuentra   con los brazos extendidos, mientras dos ángeles sostienen su manto, manto bajo el cual se protegen diez canónigos, cinco a cada lado, de rodillas, con las manos juntas y en posición de plegaria, representando al cabildo.  El manto de la Virgen está sujeto sobre el pecho mediante un broche, y su túnica ajustada  por un ceñidor. Llama la atención como el cabello suelto de la Virgen sale de la corona, acompañando al manto.


Clave de bóveda con la imagen de la Virgen de Misericordia. Pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz.

La representación iconográfica de la Virgen de Misericordia comienza a ganar importancia a partir de mediados del siglo XIV, muy probablemente a consecuencia del fervor cisterciense para con la Madre de Dios, ensalzando su figura como mediadora en todo lo concerniente a la espiritualidad de la Humanidad. Halla su culminación a finales del siglo XV y principios del siglo XVI, pero esta vez de manos de la órdenes mendicantes. Es una Virgen piadosa y misericordiosa, verdadera intercesora entre los hombres y la divinidad.

En la época bajomedieval se creía que gracias a su intercesión, la Virgen era capaz de salvar a las almas condenadas en el infierno. Nos encontramos ante una imagen de la Virgen  totalmente distinta al concepto que de ella se tenía en época románica. La Virgen pasa de ser una figura estática, condescendiente de Dios, y admiradora de la divinidad de Jesucristo, su hijo, a ser una Virgen protectora y activa, incluso en ocasiones ante la justicia de Dios,  la cual abre su manto para escudar a sus devotos, intercediendo por ellos, y consiguiendo salvar sus almas.

No debemos confundir esta Virgen, la de Misericordia, con la Virgen de los Desamparados, antes llamada Sancta María del Innocents, patrona de la ciudad. La advocación de la Virgen de los Desamparados muestra una serie de símbolos muy característicos que no se encuentran con la de Misericordia: el Niño,  la azucena, la Cruz, y los Santos Inocentes, entre otros.


Lo habitual es encontrar este tipo de representaciones en retablos, pinturas, o esculturas, como por ejemplo las que podemos admirar en el Retablo de Santa Clara, procedente del monasterio del mismo nombre (Campos, Palencia) fechado en el año 1501 y que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional, o la que podemos observar en el Museo Nacional de Arte de Cataluña, fechada entre los años 1430 y 1440, entre muchas otras. 

Virgen de Misericordia. Mueso Nacional de Arte  de Cataluña.

Sin embargo, es menos usual el  encontrarlas en las claves de bóveda. Debemos pensar que la clave de bóveda era, y es, una de las "piedras" más importantes y significativas de catedrales, iglesias o ermitas.

¿Y por qué eran tan importantes estas claves de bóveda?.

La respuesta nos la da mi querido y apreciado  amigo Antonio Galera Gracia, gran escritor e historiador, quien sabiamente,  me decía al respecto que "estas claves, por ser un lugar de privilegio para quienes solían pagar la obra y un motivo de alegría para los canteros que trabajaban en ella porque, la clave es la piedra que cierra el arco o la bóveda y, por lo tanto, el final de una labor religiosa, estaban destinadas para colocar los escudos de los señores que habían aportado el dinero para terminarla, para las Órdenes religiosas o militares que las habían encargado o para los relieves o pinturas de los grandes prelados que habían hecho posible que la obra terminara."

Pero entonces, ¿Por qué aparece la Virgen de Misericordia en estas claves de bóveda?.

Quizás porque, en algunas ocasiones, primara lo espiritual sobre lo material, la austeridad sobre la ostentación. Ahora nos puede resultar realmente sencillo el poder admirar estas magníficas obras de arte, tenemos medios suficientes, pero  en los siglos XIV o XV, estas imágenes difícilmente podían ser vistas o admiradas.  Pensemos que la clave del pasadizo a la Capilla del Santo Cáliz se encuentra a algo más de 9 metros de altura....y la de la Catedral de Barcelona a nada menos que 25 metros.

Pero tal y como decía a este respecto  Ramón Ferrando Boix en su artículo publicado en el número 5 de la revista Ars Nostra, sobre la clave de bóveda de la Catedral de Barcelona, "...a los escultores y a los picapedreros les consolaba su fe, pues decían que hacían aquellas obras magistrales que eran vistas sólo por Dios, que estando en el cielo lo ve todo. Eran, entonces, obras para Dios y no tanto para los hombres, insistían ellos. Y repetían, también, que son obras para los hombres en el sentido de que éstos, al ver las claves de bóveda, dan gloria a Dios. "

 Pero  la ciudad de Valencia todavía nos tiene guardado otro pequeño secreto. Y es que en nuestra ciudad, aún podemos encontrar otra clave de bóveda con esta misma iconografía, la Virgen de Misericordia.

La segunda clave de bóveda con esta imagen la encontramos en  la capilla de la Lonja de la Seda, capilla construida entre los años 1484 y 1486, y en la que intervino además de Pere Compte, el maestro mayor de obras de los Reyes Católicos, Juan Guas, también conocido como Juan de Córdoba,   de quien tenemos constancia cobró quince libras en mayo de 1484 por "pago de las obras hechas en la capilla de la lonja".


Una vez más nos encontramos nuevamente cara a cara  con la Mater Omnium.


Detalle de la clave de bóveda con la imagen de la Virgen de Misericordia. Capilla de la Lonja de la Seda.

Esta magnifica bóveda de crucería, estrellada , y en cuyas ménsulas están representados los cuatro evangelistas,  está formada por  ocho pequeñas claves  con escudos de la ciudad,   y curiosamente,  con  ángeles músicos,  al igual que la  clave del pasadizo del Santo Cáliz de la catedral valentina.

Estas claves menores se encuentran rodeando a la Virgen de Misericordia,  quien  esta vez acoge bajo su manto a los siete jurados del Consell y al Justicia Mayor de la ciudad, protegidos todos ellos  por dos maceros. Quizás esta sea la representación "gráfica" más antigua de los mandatarios de la ciudad.


Dos magníficas joyas de nuestro gótico que no debemos dejar de visitar.



4 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, por suerte o por desgracia, no soy yo quien "procura la traducción" de los textos, sino Google y la plataforma de Blogger. Ellos son los que ofrecen el paquete de idiomas, no yo. Pero recogiendo el guante que amablemente me lanzas, para mi sería un placer poder ofrecer todos los artículos subidos (y los que subiré) en valenciano. Es por ello que si los traduces, estoy dispuesto a crear una página paralela y enlazada a esta, donde publicarlos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Interessant treball. Molt encertat procurar-ne la traduccio a varis idiomes, entre els que trobe "català". Em dona pena no vore la possibilitat de llegir-ho en llengua valenciana, cosa gens estranya, ya que estem parlant de la Catedral del Cap i Casal de lo Regne de Valéncia. Ya se que hi han dificultats per a conseguir una bona traduccio en valencià "pata negra" (ya m'entens), pero si aixina ho consideres, puc encarregar-me de fer la traduccio. Será un plaer.

    ResponderEliminar